ASIA/INDIA - Un jesuita: “Que la India se una en defensa del pluralismo, contra las fuerzas violentas emergentes”

miércoles, 13 septiembre 2017 derechos humanos   minorías religiosas   comunicaciones sociales   violencia   hinduismo   extremismo   mujeres  

Bangalore (Agencia Fides) – “El homicidio premeditado de Gauri Lankesh es un ultraje sin precedentes a la nación y provoca rabia, shock y tristeza. Gauri representaba lo mejor de una India libre y sin miedo, que respeta los derechos de sus ciudadanos, que celebra el pluralismo y sobre todo defiende los valores más altos de la democracia. Gauri tenía el coraje de denunciar las fuerzas extremistas hindúes de Sangh Parivar, consideraba inicuo el sistema de castas, luchaba por la emancipación de las mujeres, por los pobres y por los marginados, contra toda injusticia”: lo dice a la Agencia Fides el jesuita indio p. Cedric Prakash, que trabaja actualmente en el Jesuit Refugee Service, hablando del asesinato de la periodista y activista india Gauri Lankesh, asesinada durante la noche del 5 de septiembre en Bangalore por unos sicarios no identificados. La mujer era conocida pro sus posiciones críticas hacia el nacionalismo y el extremismo hindú.
El p. Prakash comenta que, a pesar de la gran perdida, “no todo se ha perdido”: “El homicidio de Gauri ha suscitado gran indignación en la sociedad y ha reunido a mujeres y hombres de diferentes comunidades, religión y clase social, que han proclamado manifestaciones y reuniones públicas en muchas ciudades importantes de la India. El 12 de septiembre más de 50.000 personas se reunieron en Bangalore en una manifestación para protestar contra el asesinato de Gauri, ensalzando ‘Larga vida a Gauri’. Esta unidad visible y locuaz debe continuar”.
El asesinato de Gauri, señala el jesuita, demuestra que los violentos que la han eliminado “son unos bellacos, ya que, en el anonimato, han asesinado a una mujer desarmada; tiene fuerza y dinero para eliminar a cualquiera que no acepte su agenda fascista; tienen miedo de la verdad, de personas rectas y valientes como Gauri; buscan coartadas y fomentan la división en la sociedad; desprecian los derechos y la libertad garantizada en la Constitución de la India”. Además el p. Prakash recuerda “el trolling y el veneno que ha inundado Gauri en los medios de comunicación social, lanzado por los partidarios del Primer Ministro Narendra Modi”.
El p. Prakash concluye: “Gauri creía en la Constitución de la India y defendía apasionadamente los derechos de los ciudadanos indios. Aunque la han asesinado, el espíritu de Gauri no morirá. El mayor tributo que se puede dar a esta valiente mujer es asegurarse de que su herencia no muera nunca y que se haga todo lo posible por defender la democracia y el pluralismo en nuestro amado país”. (PA) (Agencia Fides 13/9/2017)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network