AMÉRICA/ANTILLAS - Lenta recuperación después del paso de los huracanes

viernes, 6 octubre 2017

Internet

Port of Spain (Agencia Fides) - La zona más afectada por el reciente huracan Irma es la que incluye las islas del norte de las Antillas (véase Fides 20/9/2017). Las Diócesis más afectadas y dañadas son la de Saint John’s-Basseterre con las islas de Antigua y Barbuda, St. Kitts–Nevis, Montserrat, Anguilla y las British Virgin Islands, la parte norte de la diócesis de Basse-Terre (y Pointe-à-Pitre), la parte norte de la diócesis de Willemstad (isla de St. Martin), la Misión sui iuris de Turks y Caicos, la Archidiócesis de Nassau (Islas de las Bahamas).
“Ayer por la tarde hablé por teléfono con Mons. Llanos, Administrador Apostólico de la Diócesis de Saint John’s-Basseterre, y esta mañana otra vez, hemos hablado con el Vicario General, el p. Pierre Tevi-Benissan” ha dicho a la Agencia Fides p. J. Kaboré, Encargado de Asuntos de la Nunciatura Apostólica de Port of Spain. “El obispo Llanos ha pasado una semana recorriendo las islas afectadas, en particular Tortola, Anguilla, Virgin Gorda, casi completamente devastadas, y ha compartido la vida cotidiana con la gente del lugar. Las iglesias y las casas parroquiales están severamente dañadas. El arzobispo Llanos ha pedido que las colectas del domingo se ofrezcan para ayudar a las víctimas del huracán. Mientras tanto han llegado a Trinidad dos grandes contenedores con alimentos, medicinas, etc., y otros cinco pequeños destinados a Tortola y Anguila han sido enviados desde Antigua, San Kitts y Nevis. La población está tratando de sobrevivir, no sólo sirve ayuda material y económica, sino también moral, espiritual, además de consejo y ánimo, y es por esta razón que Mons. Llanos, habiendo estado allí, ha decidido enviar a otro sacerdote a Tortola para dar animo y esperanza. El padre Pierre Tevi-Benissan ha dicho que pronto estará en la isla”, explica el padre Kaboré.
“El pasado 2 de octubre, Mons. Jason Gordon, obispo de Barbados y vicepresidente de AEC, estuvo aquí en nuestra nunciatura de Port of Spain para compartir la situación”, continúa el padre Kaboré. “La AEC (Conferencia Espiscopal de las Antillas) es muy activa y esta trabajando en particular en Dominica, que ha sufrido una verdadera devastación tras el huracán María y donde ya han llegado los contenedores de Trinidad. Además, Mons. Gabriel Malzaire, obispo de Roseau, Dominica, y presidente de la AEC, envió un breve vídeo en el que se ve la devastación de la isla, que por sí sola no podrá recuperarse sin la ayuda de toda la comunidad internacional. También se está realizando un informe sobre las estructuras eclesiásticas dañadas (como en la diócesis de St John's Basseterre)
En Trinidad, el Primer Ministro Dr. Keith Rowley ha hecho un llamamiento a favor de la solidaridad por Dominica, y también ha pedido suavizar la política de inmigración y dar la bienvenida a aquellos que desde Dominica deseen buscar mejores condiciones de vida en Trinidad y Tobago”.
“Los periódicos locales de hoy -continúa el padre Kaboré- han apoyado ampliamente al arzobispo Joseph Harris en favor de una política de acogida. El obispo Harris también se dirige a la población de Trinidad y Tobago invitándola a 'abrir las puertas a los dominicanos'. El Arzobispo ha recordado que “si Dios es una Trinidad', dicho popular de Trinidad, “entonces debemos saber que el Amor trinitario no puede permanecer encerrado en unos pocos, sino que abraza a todos, especialmente a todos los que necesitan ayuda, como en esta ocasión los dominicanos”.(JK/AP) (6/10/2017 Agencia Fides)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network