ASIA/KAZAJISTÁN - Lucha contra el Covid-19: gracias a la Iglesia, comienza una colaboración entre hospitales italianos y kazajos

miércoles, 2 septiembre 2020 coronavirus   cáritas   solidaridad   caridad   sanidad   sociedad  

Almaty (Agencia Fide) – La Iglesia Católica en Kazajstán está comprometida con el bien común del país y trata de apoyar al sistema nacional de salud en la lucha contra Covid-19. En respuesta a la propagación del coronavirus, Caritas Kazajstán ha lanzado un nuevo proyecto a largo plazo, titulado "Stop-Covid Kz". El objetivo es apoyar el sistema de salud vulnerable e imperfecto del país, especialmente en regiones alejadas de las ciudades centrales, para brindar a los trabajadores de la salud un apoyo profesional adecuado. Con este fin, Caritas ha iniciado el hermanamiento entre hospitales italianos y kazajos, para que los primeros puedan asesorar a los segundos: el p. Trezzani, misionero italiano en el país y Director de Caritas Kazajstán, lo refiere a la Agencia Fides: "Hace unos días comenzamos la primera colaboración entre una instalación en Almaty y el hospital San Raffaele en Milán, una instalación prestigiosa en Italia. Quisiéramos que nuestra acción no se limitara a la emergencia de la pandemia, sino que continuara en el tiempo”. San Raffaele es un instituto científico y un policlínico universitario altamente especializado y reconocido internacionalmente, fundado en 1971 para brindar tratamientos especializados y contribuir al desarrollo de nuevas terapias para muchas patologías.
“Las actividades pastorales y sociales de la comunidad católica en Kazajstán - señala el p. Trezzani - se han ralentizado debido a las medidas de distanciamiento social. Por lo tanto, decidimos implementar nuevos métodos de acción para no detenernos y seguir operando para que no se desperdicie este tiempo de cierre forzoso. Poco antes del estallido de la pandemia, como Caritas Kazajstán estábamos trabajando en la apertura de un nuevo centro de día para niños con discapacidades, en colaboración con el municipio de Almaty. Hace unos días, un representante de los servicios de inspección sanitaria visitó nuestro Centro para contarnos todo lo que hay que cambiar o mejorar: de esta forma, estaremos listos para partir en cuanto termine el encierro”.
“Mientras tanto - continúa don Trezzani - nuestros especialistas continúan recopilando y procesando datos sobre diversos aspectos relacionados con los niños con síndrome de Down, para poder publicar materiales científicos sobre el tema, en idioma kazajo. El período de cierre también ha transformado el proyecto Caritas en apoyo a los padres de niños con síndrome de Down, que ha evolucionado de manera 'digital': nuestros educadores corrigen los programas de formación individual de los niños en línea, responden las preguntas de los padres y brindan consejos sobre las tareas a realizar en casa. Este servicio está disponible para todas las áreas del país".
La noticia de la luz verde para la colaboración entre la administración municipal de Almaty y Caritas había llegado a principios de 2020: el Ayuntamiento se había comprometido a proporcionar espacios más grandes que los que se utilizan actualmente, para transferir todas las actividades dedicadas a las personas con trisomía 21. De esta manera, como explica don Trezzani, podríamos apuntar a transformar lo que inicialmente era un proyecto local "en un verdadero centro nacional dedicado al síndrome de Down, iniciando una actividad de base de datos que se pondrá a disposición de todo el país, para realizar trabajos científicos y acompañar el crecimiento y desarrollo de los jóvenes que padecen el síndrome, con el objetivo de reinsertarlos en el tejido social y orientarlos al trabajo”.
El entusiasmo por la asociación entre una institución civil y un organismo vinculado a la Iglesia católica ha tenido que dejar paso a las medidas anti-Covid: Kazajstán, de hecho, está luchando actualmente con su segundo bloqueo debido al fuerte aumento de casos positivos, a partir de principios de agosto. Don Trezzani concluye: “Esta nueva ola no ha sido fácil de afrontar. El coronavirus se ha acercado mucho a nosotros, se ha llevado a algunos de nuestros seres queridos. Sin embargo, en la providencia de Dios, la vida continúa y cada día nos plantea otro desafío. La desaparición de personas queridas y conocidas nos hace movernos y apuntar a nuevas alturas de solidaridad y caridad”.
(LF-PA) (Agencia 2/9/2020)


Compartir:
coronavirus


cáritas


solidaridad


caridad


sanidad


sociedad