AMERICA/HONDURAS - Los obispos: críticos y preocupados de la situación, pero "es posible y urgente un cambio"

viernes, 7 junio 2019 conferencias episcopales   situación social   corrupción   política   pobreza   narcotráfico  

Twitter

Los obispos: críticos y preocupados de la situación, pero "es posible y urgente un cambio"

Tegucigalpa (Agencia Fides) – Los Obispos hondureños, reunidos en la Asamblea Plenaria del 3 al 7 de junio, en su "Mensaje de la Conferencia Episcopal de Honduras (CEH)", indican los principales problemas encontrados en relación con la comunidad: el alto costo de la vida, el crimen y la violencia, desempleo, graves deficiencias en el sistema sanitario y educativo, la corrupción.
"Pero hay otros problemas (según está escrito en el texto enviado a la Agencia Fides) que es igualmente probable que provoquen conflictos, incluso más graves que los que estamos experimentando en estos días, en relación con la salud y la educación: problemas en forma de legislación del Congreso Nacional de Honduras, problemas en las decisiones del Ejecutivo, en la crisis de las empresas estatales, en los servicios de energía, agua, transporte, etc. Si cada problema lleva a conflictos como el que estamos experimentando, y si cada conflicto se maneja con la misma ineficiencia, las consecuencias pueden precipitar a Honduras a una crisis que será muy difícil de superar".
En esta situación, los Obispos señalan que "la indignación de la mayoría de la población, el sufrimiento de los más pobres, la decepción de los jóvenes, la angustia de los enfermos, la impotencia contra la corrupción se vuelve aún más dolorosa y comprensible". Además de la impunidad, la lucha de quienes luchan por una mejor Honduras sin ver los resultados ".
En el mensaje, los Obispos dicen que creen que "la gravedad de los conflictos se debe, en primer lugar, a la forma incorrecta en que son manejados por los poderes del Estado; en algunos casos, son la causa del problema, y ​​en otros, al no saber cómo resolverlos con los recursos de la democracia participativa, dejados al tiempo para resolverlos, no hacen más que crear un conflicto aún más agudo ".
En cuanto a la reacción popular, la CEH reitera que "las manifestaciones de protesta deben ser pacíficas, pero permitiendo que la infiltración de elementos violentos puede desacreditar el objetivo perseguido y violar otros derechos de la población que deben garantizarse". Así que "la responsabilidad de la policía es garantizar el orden y la seguridad de toda la población", incluso en algunas intervenciones que la policía hizo con un uso de "una fuerza desproporcionada, agregando otro elemento serio a los conflictos".
El análisis de los Obispos se presenta con tonos ásperos y concretos, como rara vez ha sucedido en la historia del país: "Estamos muy preocupados por el futuro de nuestra Honduras, pensando que si los problemas económicos no pueden resolverse adecuadamente, ¿cómo podemos resolver los que como estructurales, ¿requieren un ordenamiento serio de todos los elementos de acuerdo con un estado de derecho? "
A continuación se muestra una lista de puntos críticos: "La Constitución se viola cada vez que se necesita, poderes que no son independientes en absoluto, el Congreso que se ha convertido en un teatro de falsos actores reprensibles, y le da la espalda a la gente. La necesidad de un poder electoral que garantice la transparencia de los votos y proscriba los crímenes electorales de una vez por todas. Las instituciones estatales quebrantadas por la corrupción, la parálisis de la economía, especialmente en la agricultura, la venta vergonzosa de los recursos naturales de nuestra tierra. Una reforma falsa del código penal que simplemente se convierte en una herramienta para la protección del narcotraficante corrupto, que castiga a los más "peligrosos", que son los marginados y los jóvenes pobres en una búsqueda desesperada de supervivencia. Esto, y mucho más, nos impulsa a decir desde nuestros corazones ¡Basta! ".
Esta primera parte del documento concluye con la propuesta de cambiar el país: "Es necesario enderezar la marcha de Honduras, comprometiéndose a salvar los valores éticos que se han perdido o debilitado en la medida en que las crisis no se hayan resuelto adecuadamente. Estamos muy preocupados por el deterioro moral en el que está cayendo nuestro país. Nunca es permisible hacer el mal para obtener el bien ". La segunda parte se centra en algunos puntos en los que se necesita con urgencia la acción, como" el respeto de la ley ... la confianza ... la ética política ... la verdad ... el verdadero diálogo ". "Queremos apelar a toda la sociedad, concluye el texto, comenzamos a ser conscientes de que un cambio es posible como el compromiso de lograrlo en solidaridad".
(CE) (Agencia Fides, 07/06/2019)


Compartir: