ÁFRICA EGIPTO - En Minya las iglesias se cerraron por la presión de los islamistas. Abogados coptos denuncian a las autoridades locales por connivencia con el sectarismo.

martes, 15 enero 2019 oriente medio   iglesias orientales   sectarismo   libertad religiosa   política   extremismo  

Copts United

Minya (Agencia Fides) - Abogados coptos han denunciado ante el fiscal general al gobernador de la provincia de Minya por los acontecimientos que en los últimos días han llevado al cierre de un lugar de culto copto en la aldea de Mansheyat Zaafarana. Los abogados, tal y como indica el sitio web Copts United, han adjuntado a su queja material audiovisual que demuestra que la policía no defendió el lugar de culto del ataque de grupos islamistas que pidieron el cierre. Más bien se aseguraron de que se cumplieran las demandas sectarias de los manifestantes.

En Mansheyat Zaafarana hay un edificio privado donde rezan los miembros de la comunidad copta local, unos mil fieles. Los disturbios comenzaron el 7 de enero, cuando varios cientos de hombres rodearon el lugar de culto gritando soflamas ofensivas e intimidantes en presencia de las fuerzas de seguridad. La policía pidió a los manifestantes que se calmaran, prometiéndoles que el lugar de culto cristiano se cerraría. La diócesis copto ortodoxa de Minya ha reprobado la actitud de las autoridades locales de ceder a la presión de los intransigentes, quienes siempre logran imponer sus reclamos ilegítimos contra los coptos por la fuerza.

En el último mes, en la provincia de Minya, tres iglesias fueron cerradas después de protestas e incidentes sectarios. Las de MansheyatZaafarana tuvieron lugar unas horas después de la vigilia de Navidad, en la que también intervino el presidente egipcio Abdel Fattah al Sisi en la liturgia celebrada por el patriarca copto Tawadros II en la nueva Catedral dedicada a la Natividad de Cristo, construida en la nueva capital administrativa de Egipto.

En los últimos años, se está llevando a cabo un proceso de restauración y regularización de los lugares de culto cristianos en Egipto que ya ha permitido reabrir o “legalizar” 500 iglesias y capillas en todo el país. Como ya informó Fides (ver Fides 4/5/2018), hay más de 3.000 lugares de culto cristianos que deberán ser examinados por el aparato del gobierno para verificar si cumplen con los estándares establecidos por la nueva ley.

En las últimas décadas, muchos de los lugares de culto cristianos que deben someterse a la evaluación de los organismos de control gubernamentales se construyeron espontáneamente, sin todas las autorizaciones necesarias. En el pasado, los grupos islamistas utilizaron precisamente los edificios levantados por las comunidades cristianas locales como pretexto para fomentar la violencia sectaria contra los cristianos.

La ley sobre lugares de culto, aprobada a fines de agosto de 2016 (ver Fides 31/8/2016) representó para las comunidades cristianas egipcias un paso objetivo en comparación con las llamadas “10 reglas” añadidas en 1934 a la legislación otomana por el Ministerio del Interior que prohibió, entre otras cosas, construir nuevas iglesias cerca de escuelas, canales, edificios gubernamentales, ferrocarriles y áreas residenciales. En muchos casos, la aplicación rígida de esas reglas había impedido la construcción de iglesias en ciudades y pueblos habitados por cristianos, especialmente en las zonas rurales del Alto Egipto.

Antes de agosto de 2016, y en ausencia de referencias legislativas precisas, las diversas Iglesias y comunidades cristianas, para satisfacer sus propias necesidades pastorales, habían construido edificios (edificios de culto, pero también casas y locales para uso colectivo) que todavía carecen de las licencias específicas que exige la legislación vigente.
(GV) (Agencia Fides 15/1/2019).


Compartir:
oriente medio


iglesias orientales


sectarismo


libertad religiosa


política


extremismo