ASIA/TAIWAN - Tutelar la vida de los marineros a menudo llena de peligros y soledad

jueves, 5 octubre 2017

Kaohsiung City (Agencia Fides) – En Kaohsiung City se está celebrando, hasta el 7 de octubre, el XXIV Congreso mundial del apostolado del mar, con el tema: ‘Caught in the net’. El tema escogido expresa la preocupación de la iglesia no solo por el bien común sino también por el pueblo como seres humanos y por sus derechos fundamentales. “El objetivo principal del Congreso es el de reunir al mayor número posible de miembros activos, en representación de las diferentes realidades del Apostolado del mar (AoS) de todo el mundo, para escuchar voces cualificadas y compartir las mejores prácticas pastorales además de reconfirmarles en su compromiso al servicio del pueblo del mar”, ha dicho el Cardenal Peter Turkson, Prefecto del Dicasterio para el desarrollo humano integral.
En la apertura del Congreso, el Vice Presidente de la República de China (Taiwan), Chen Chien-jen ha expresado el aprecio por parte del gobierno de Taiwan por el trabajo del AoS, en particular porque a menudo los marineros y pescadores son reclutados de países en vías de desarrollo que no tienen medios para tutelar sus derechos. Por su parte, el Cardenal Turkson ha revelado que 38 millones de personas trabajan en el sector pesquero, el 90% de ellos en industrias de pequeñas dimensiones, la mayoría en Asia y África. “Los abusos en el sector todavía están presentes, incluidos los casos de trabajo forzado y tráfico de seres humanos. El problema se ve exacerbado por los hábitos de algunos barcos pesqueros de permanecer en el mar durante meses o años, haciendo que sea difícil para los pescadores denunciar abusos”, dice el Cardenal. “El trabajo de este Congreso es esencial, ha añadido, tanto para entender verdaderamente las vidas de los que dependen del mar como para ver cómo pueden beneficiarse de la obra evangelizadora del Apostolado del Mar”. El cardenal también ha sugerido que en la futura labor de la AoS los obispos de los países que no tienen capellanes de la AoS deben ser alentados a buscar recursos para trabajar con los pescadores. También ha pedido a la AoS que estimule a sus propios países de origen a aplicar la Convención sobre la pesca de la Organización Internacional del Trabajo de las Naciones Unidas. El cardenal ha subrayado la necesidad de que los pescadores tengan como referencia a los capellanes o voluntarios, que puedan tener un lugar para relajarse lejos de su barco, un lugar para orar y recuperar fuerza espiritual, donde tener la oportunidad de ponerse en contacto con sus familias, descansar, desahogarse de sus fatigas.
“Entre los participantes estaba también una delegación de la India compuesta por 7 sacerdotes y el obispo de Jaipur. Mons. Oswal Joseph Lewis”, escribe a la Agencia Fides el Padre Ramses Baliarsingh, delegado del Puerto de Harbour en Odisha. “En la India hay 12 puertos. Los delegados han venido de 52 países alrededor del mundo por un total de 252 participantes. “Es una gran oportunidad para mí participar en el Congreso Mundial que seguramente me dará una mejor comprensión para trabajar por el bienestar de los migrantes, los refugiados y la gente de mar” continua. “El 90% del comercio mundial se realiza por barco y cada año más de 100.000 buques entran en los puertos británicos. Sin embargo, la vida de la gente de mar puede estar llena de peligros y soledad. Pueden pasar un año fuera de casa, separados de su familia y seres queridos, a menudo en condiciones difíciles. El delegado de Environmental Justice Foundation ha hablado de los impactantes efectos de la pesca ilegal en los pescadores, los que trabajan sin contratos, los que no se sienten libres de abandonar sus embarcaciones, los casos de abuso y violencia sexual y las ejecuciones en el mar. También ha elogiado el compromiso de la AoS en los puertos de todo el mundo para asegura la justicia a los marineros que sufren abusos”, concluye el padre Ramses. (RB/AP) (5/10/2017 Agencia Fides)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network