ASIA/INDIA - La “ley anti-conversión” en Jharkhand: base para la violencia y la polarización religiosa

jueves, 21 septiembre 2017 libertad religiosa   libertad de conciencia   minorías religiosas   derechos humanos   hinduismo   extremismo   violencia   justicia  

Ranchi (Agencia Fides) – La “ley anti-conversión” que de hecho son instrumentos para coartar la libertad religiosa, continúan agitando y polarizando a la sociedad india: así los explica a la Agencia Fides el jesuita p. Michael Kerketta, teólogo y profesor indio en Ranchi, capital del estado de Jharkhand, en el norte de la India.
Jharkhand recientemente se ha convertido en el noveno estado de la India que ha aprobado y puesto en vigor la medida “contra las conversiones religiosas”, desde el momento en que su gobernador, Draupadi Murmu, firmó el 5 pasado 5 de septiembre el proyecto de ley “Freedom of Religion Bill” (que contrariamente se titula “Ley sobre la libertad de religión”).
“La medida afecta a comunidades religiosas no hindúes como cristianos, musulmanes, sijs y otras comunidades locales. Es nuestro deber denunciar una injusticia que viola la libertad de conciencia y religión y es contraria a la Constitución. Por ello, este sábado, 23 de septiembre nos reuniremos en una reunión pública en Ranchi, como miembros de varias comunidades religiosas, incluidos los hindúes, para manifestar pacíficamente nuestra oposición a tal medida”, informa el jesuita.
“El gobierno de Jharkhand está en manos del Baratya Janata Party, el partido nacionalista hindú que gobierna en el ejecutivo nacional, con el Primer ministro Narendra Modi. Los grupos extremistas hindúes en el estado de Jharkhand son fuertes y encuentran un amplio espacio en la sociedad. En los últimos días en Ranchi se han producido manifestaciones anti-cristianas y algunos militantes violentos han creado agitación en la ciudad. Algunos cristianos están en prisión acusados falsamente de haber promovido conversiones”, comenta el p. Kerketta.
El jesuita recuerda y apoya la carta abierta escrita en los últimos días por el Obispo Theodore Mascarenhas, Secretario General de la Conferencia Episcopal de la India (Cbci) al Primer Ministro indio Narendra Modi, en la que se señala la campaña de odio y hostilidad hacia las minorías religiosas, promovida por el Ministro de Jharkhand, Raghubar Das, y su ejecutivo.
“Si no se controla inmediatamente, podría conducir al Estado y a su población por un camino de violencia y odio”, advierte el Obispo. La carta recuerda que “la Iglesia Católica se opone firmemente a las conversiones forzadas. Pero al mismo tiempo afirma su derecho a predicar, practicar y difundir la fe”. Los cristianos, aunque víctimas de la violencia, señala la carta, “no responderán con violencia” sino que seguirán trabajando en favor de los pobres y marginados a través de la “educación, la atención médica y otras actividades sociales”.
“En Ranchi ahora no hay violencia social o religiosa, pero el clima social sigue tenso y como comunidad minoritaria nos preocupan las posibles agresiones de los grupos hindúes radicales”, concluye el padre Kerketta
Desde el año 2000, la legislación anti-conversión ha sido adoptada por seis estados indios: en Chhattisgarh en 2000; en Tamil Nadu en 2002 (luego derogado en 2004); en Gujarat en 2003; y en Rajasthan en 2006 (no firmada por el gobernador, por lo tanto no en vigor); en Himachal Pradesh en 2007, y ahora en Jharkhand en 2017. En el pasado, las primeras medidas de esta ley fueron adoptadas en Odisha (o Orissa) en 1967, Madhya Pradesh en 1968 y en Arunachal Pradesh en 1978 (pero aquí no se llego a la aplicación). Por tanto en la actualidad, la ley anti-conversión está en vigor y se aplica en seis estados de nueve (uno la ha derogado, en dos no es ejecutiva). En Gujarat, se requiere un permiso escrito antes de que un individuo pueda convertirse a una nueva fe religiosa, mientras que en otros casos se requiere una “notificación” a las autoridades civiles o al poder judicial (PA) (Agencia Fides 21/9/2017)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network
libertad religiosa


libertad de conciencia


minorías religiosas


derechos humanos


hinduismo


extremismo


violencia


justicia