OCEANÍA/PAPÚA NUEVA GUINEA - Un misionero laico expulsado: “advertencia trasversal” a la Iglesia local

miércoles, 14 junio 2017 laudato si   indígenas   obras sociales   derechos humanos   iglesias locales   medios de comunicación   misioneros   minorías étnicas   justicia   legalidad  

El Arzobispo Panfilo celebra misa con comunidad indigena

Rabaul (Agencia Fides) – Hoy en Papúa Nueva Guinea hay un gran alboroto mediático después de la expulsión de Doug Tennent, un misionero laico de Nueva Zelanda que trabajaba como colaborador, abogado y administrador de la archidiócesis de Rabaul. Después de unos 30 años en Papúa y las Islas Salomón, y de haber enseñado derecho en la Universidad Estatal de Port Moresby, desde el 2014 Tennent trabajaba con el arzobispo de Rabaul, el salesiano Francesco Panfilo. A pesar de la pronta intervención de la Iglesia de Papúa y de la Nunciatura Apostólica para solicitar la suspensión de la orden de expulsión e investigar los presuntos cargos, la oficina de inmigración lo ha expatriado forzosamente, embarcando a Doug Tennent este lunes 12 de junio, en un avión hacia Nueva Zelanda.
En una entrevista con la Agencia Fides el Arzobispo Panfilo reconstruye los acontecimientos que lo han visto involucrado personalmente: “Doug Tennent recibió una orden de expulsión con la motivación de 'haber participado en temas sensibles que tocan a los propietarios de terrenos'. Entendemos bien a lo que se refiere esta frase: se refiere a los pueblos indígenas de la West Pomio, en el territorio de nuestra archidiócesis.
En 2012 un grupo de propietarios de tierras de esa zona suscribió un contrato con una compañía multinacional de Malasia, la Rimbunan Hijau, que obtuvo la concesión de tierras para la explotación de la madera para la producción de aceite de palma. Pero ese contrato no fue examinado en profundidad. Con los años los indígenas han visto una progresiva deforestación y una devastación ambiental importante. Por lo tanto, preocupados, han solicitado condiciones más ecuas, exigiendo garantías de preservación de la tierra, y pidiendo mi participación directa en el asunto, como arzobispo y representante católico”.
Mons. Panfilo no se ha echado hacia atrás: “Revisamos este asunto y, gracias a la contribución competente del señor Tennent, comenzamos el procedimiento para exigir la re-negociación del contrato”. Las razones sustanciales enumeradas por el Arzobispo, son varias: “El contrato de arrendamiento de la tierra es claramente injusto hacia los propietarios de la tierra; las rentas concedidas por la tierra son inadecuadas y en los últimos dos años, la multinacional no ha pagado; se han utilizado medios coercitivos para obtener la firma de los propietarios de tierras y el consenso para las áreas de concesión; la población local no fue informada adecuadamente; se nota un grave problema en la devastación ambiental y en la falta del respeto de ciertos sitios considerados sagrados por los indígenas; después de seis años no se han producido cambios significativos en los servicios sociales y comunitarios: por lo tanto, no se han dado efectos positivos en las comunidades locales”.
Mientras tanto, el Papa Francisco publicó la “Laudao si’ ” y Mons. Panfilo en el 2015 mando una carta pastoral en la que, recibiendo los principios de la Encíclica, entre otros temas, puso de manifiesto la cuestión de West Pomio y se comprometió oficialmente en favor de la defensa de los derechos y de la vida de las poblaciones indígenas, además de por la tutela del ambiente, recordando los principios de la Doctrina social de la iglesia.
“Hay buenas y serias razones para renegociar el contrato”, dice Mons. Panfilo. Ahora, la ducha de agua fría ha sido la expulsión de Tennent. Evidentemente, según las fuentes de la Agencia Fides, la multinacional, tiene buenas conexiones políticas, y ha querido enviar una señal de su falta de aceptación de la labor de la Iglesia, haciendo presión para que el fiel abogado colaborador del Arzobispo, que sigue los procedimientos legales, fuese expulsado.
“El asunto ha creado clamor e indignación en la política y los medios de comunicación. Nuestra solicitud al gobierno es la de llamar inmediatamente a Tennent, cuya contribución es muy valiosa para el funcionamiento administrativo de nuestra Iglesia local. Esperamos que el ministro de Asuntos Exteriores quiera intervenir y revisar esta decisión. Esperamos y tenemos esperanza. Estamos dispuestos incluso a recurrir a los tribunales” señala el Arzobispo que concluye diciendo: “Hoy día 14 de junio, comienza una novena de preparación para la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, Patron de la Archidiócesis. A Él confiamos esta dolorosa historia. Sagrado Corazón de Jesús, ruega por nosotros”. (PA) (Agencia Fides 14/6/2017)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network
laudato si


indígenas


obras sociales


derechos humanos


iglesias locales


medios de comunicación


misioneros


minorías étnicas


justicia


legalidad